Armonia Y Equilibrio, Dos Conceptos Que LLevarán La Decoración De Tu Casa Al Siguiente Nivel.


Crear un espacio equilibrado depende principalmente de tres elementos: distribución de muebles, el uso del color o textura y la proporción.

¿Qué es el equilibrio en interiorismo? Es intenta crear un balance. Se trata de un efecto visual que busca igualar o aproximar el peso visual de los objetos. El equilibrio se crea no solo a través de la forma, sino también por el color, el patrón y la textura.

 

Existen dos tipos de equilibrio, el formal y el informal. El primero se utiliza principalmente cuando colocamos los objetos de forma simétrica en una habitación, de tal forma que de un lado existan los mismos objetos que del otro; a este recurso se le conoce también como efecto espejo.

En el equilibrio informal se estila emplear diferentes objetos, que sean a su vez distintos en forma y tamaño, pero que en conjunto tengan el mismo peso visual. Sobra decir que este tipo de balance se utiliza para lograr espacios más relajados.

Una de las principales tendencias en interiorismo es la aplicación del equilibrio radial, la cual consiste en identificar un punto focal, alrededor del cual se centrará la composición de la habitación. Por ejemplo una escalera, una ventana o incluso el mueble al cual queremos dar prioridad en este espacio.

Tres recomendaciones para lograr equilibrio en decoración

  1. Variación de alturas

Si en una habitación todos los elementos decorativos tienen la misma altura, se pierde el interés focal.
La recomendación es colocar muebles altos junto a otros más bajos. Por ejemplo si el sofá tiene un respaldo bajo, puedes colocar a su lado una pieza más alta como un perchero, armario o estantería

Puedes aplicar la misma idea con los adornos, con la fórmula de 3 a 1. Por ejemplo tres jarrones de distintas alturas agrupados cómo el único punto focal en la esquina de un mueble.

Lo ideal es lograr el balance entre las piezas de mayor peso óptico y las más llamativas. En el caso de que una de las paredes tuviera un librero alto con un gran número de adornos, habría que equilibrar esa pared con algún mueble de altura o con un accesorio llamativo en el lado opuesto de la habitación.

  1. Menos es más

 Evita colocar demasiados elementos dentro del espacio que estás decorando. Las habitaciones necesitan espacio para respirar. Esto aplica para los muebles, pero también para los adornos.

  1. El color y la textura

 Un decorador aficionado buscará crear un ambiente en el que todo coincida perfectamente, y no tiene que ser así.
La imperfección nivela los balances, por ello es importante propiciarla de manera controlada. Por ejemplo un color atrevido con un estampado que se mezcla pero no coincide exactamente; o bien contrastar un color cálido brillante con un color frío con textura.

También se puedes elegir un color, pero aplicarlo en distintos tonos, variando la intensidad en algunos elementos de la habitación.

Para concluir, nos gustaría recordarte que es importante ser consciente del espacio y sobre todo de la proyección que se busca encontrar dentro de él. Esto nos permitirá diseñar un concepto más claro y definido que ayude a materializar el estilo deseado de nuestro hogar.

¿El contenido resultó de tu interés? No olvides que constantemente generamos información para ti, escríbenos si quieres que toquemos algún tema. Si ésta información te motivó a crear o re decorar ese espacio en casa, no olvides compartirnos y mencionarnos en nuestra cuenta de Instagram @cratebarrelmx